Osteopatía y Terapia Craneosacral en bebés y niñ@s

Viola Fryman. Una ilustre osteópata especializada en bebés que después de perder a su bebé por muerte súbita, empezó a investigar el nacimiento y cómo afecta a lo largo de la vida.
Hizo un estudio con 1.250 bebés y descubrió que el 88% de los bebés mostraban signos de trauma natal y afirmó que una buena prevención para el futuro de los niños sería que todos recibieran tratamiento después del nacimiento.

En la vida intrauterina el bebé puede adoptar posiciones mantenidas que tras el nacimiento desencadenen tensiones del tejido (tortícolis, clic de caderas…) y traumas emocionales de lo que haya vivido dentro del útero. Así cómo la forma en la que nace: prematuros, cesareas, vuelta de cordón, rotura de bolsa, anestesia epidural…

La Osteopatía y terapia Cráneo-Sacral intenta localizar las posibles alteraciones que están causando problemas en el bebé o niñ@, ayudando a relajar las estructuras de forma suave y respetuosa.

Cómo saber si tu bebé necesita tratamiento

  • En tus brazos, acostado o sentado ¿echa la cabeza hacia atrás sin causa concreta?
  • ¿Apoya la cabecita contra la cabecera de la cama mientras duerme?¿Duerme siempre del mismo lado?
  • Cuando está acostado, ¿tiene una postura en forma de coma?
  • ¿Saca mucha saliva? ¿Regurgita mucho después de comer? ¿tiene cólicos de lactante?
  • ¿Tiene dificultades para respirar? ¿Encuentra que está demasiado excitado o quieto?
  • ¿Se despierta por la noche?
  • ¿Tiene un ojo más abierto que el otro? ¿Tiene una oreja más despegada que la otra?
  • ¿Tiene la cabeza aplanada o abombada en alguna zona (plagiocefalia)?

Síntomas que aparecen cuando el niño empieza la escolarización:

  • Hiperactividades.
  • Déficit de atención.
  • Alteraciones visuales o auditivas
  • Problemas con la lecto-escritura
  • Escoliosis / Cifosis
  • Asimetrías pélvicas
  • Pies equino baros
  • Alergias, sinusitis

El parto es un tránsito muy intenso en el que el bebé sufre compresiones y torsiones normales por el proceso en sí. Si además le añadimos que no se respeten los tiempos de la mamá y el bebé (partos inducidos) o que la mamá no se mueva como necesite, el bebé va a sufrir más intensamente y más traumático el proceso.
El sistema nervioso está preparado para la compresión a la hora de nacer pero no para la tracción (es como si estiramos un cable de los antiguos teléfonos).
La aplicación de tracciones cefálica manuales al nacer por parte del/la profesional, fórceps o ventosas, como cualquier maniobra traumática, genera en el sistema nervioso y tejido tensiones e irritaciones que, a no ser que se resuelvan, pueden tener consecuencias a corto, medio y largo plazo ( cólicos del lactante, problemas de agarre al pecho, problemas del sueño tanto dormir poco como dormir demasiado, aletargamiento del bebé, problemas digestivos, dislexia, déficit de atención, hiperactividad, escoliosis…).
De ahí la importancia del tratamiento para la prevención de futuras disfunciones y patologías.

Es muy importante también que las madres /padres tengas herramientas para ir resolviendo diversas situaciones con su bebé. Por eso se les enseña diferentes técnicas sencillas que ayudaran a aliviar gases, dolores, nerviosismo…

Hablaremos de los diferentes estados del bebé, de como afrontar las situaciones desde el punto de vista del cerebro del bebé, de manera que podamos comprenderlos mejor. Los primeros nueve meses es un tiempo de adaptación al mundo y hay que conocer los detalles para que la vida de bebés y madres/padres se más fácil.

Te puede interesar:
http://institutoupledger.com/paralisis-cerebral/
http://www.mariaangelesparedes.com/blog/45-beneficios-de-la-terapia-craneosacral-para-bebes
http://www.mariaangelesparedes.com/blog/59-presentacion-de-mi-primer-libro-el-primer-regalo-de-la-vida